La reparación de labios definitiva o queiloplastia secundaria

El mundo de la estética evoluciona a pasos agigantados y cada vez está más integrado en la sociedad gracias a intervenciones que no requieren pasar por el quirófano y cuyos resultados son temporales y, por lo tanto, fácilmente reparables en caso de que el paciente no esté satisfecho.

El aumento de labios mediante inyecciones de ácido hialurónico es un buen ejemplo de ello y, sin duda, uno de los procedimientos más demandados por mis pacientes en los últimos tiempos. Pero los métodos de hoy en día no son los mismos que se utilizaban años e incluso décadas atrás…

Una mala elección tiene consecuencias

Son muchas las pacientes que han recurrido a mí para intentar corregir intervenciones anteriores en sus labios, donde la silicona líquida u otros materiales y sustancias permanentes (actualmente prohibidos) eran los principales rellenos y, en algunos casos, realizadas en establecimientos no autorizados por Sanidad.

Esto les ha llevado a sufrir las consecuencias de un procedimiento mal planteado y ejecutado, como son las inyecciones con silicona líquida, o los efectos adversos de productos que sí estaban autorizados antiguamente pero que con el tiempo hemos visto que al ser permanentes pueden generar granulomas, como es el caso de los biopolímeros. Generados a partir de la reacción que producen nuestras defensas en torno al producto inyectado al detectar un cuerpo extraño, estas pequeñas bolitas pueden dar lugar a:

  • Labios rígidos que pueden dificultar el habla.
  • Volumen desproporcionado.
  • Asimetrías entre unas zonas y otras.
  • Dolores y molestias recurrentes.

Por ello la queiloplastia es la cirugía más efectiva para devolver a mis pacientes sus labios deseados.

Queiloplastia

Queiloplastia o reparación de labios

Aunque se trata de una intervención que suele durar aproximadamente una hora, puede presentar ciertas dificultades dependiendo de cada caso.

Mi objetivo es diseñar un nuevo labio extrayendo las sustancias permanentes que se inyectaron previamente mediante una incisión en la parte interior del labio (lo cual la hace invisible para el resto), y por último cerrar la incisión. No podemos eliminar completamente el producto infiltrado dado que en la mayoría de ocasiones éste se encuentra muy diseminado, pero sí logramos eliminar las zonas más conflictivas para devolver a los labios un aspecto natural y atractivo.

Las molestias en la zona y la inflamación pueden durar varias semanas, por lo que aconsejo a mis pacientes que sigan estos consejos:

  • Seguir un tratamiento antibiótico y analgésico bajo prescripción médica con el fin de evitar infecciones y de disminuir la inflamación y el dolor durante el tiempo que se estime conveniente.
  • Mantener una higiene adecuada de la zona.
  • No maquillar los labios ni aplicar ningún producto no recomendado.
  • En caso de fumadores, evitar fumar al menos durante las dos primeras semanas.

Aunque la mayoría de pacientes que se realizan esta operación suelen acudir a mí por los granulomas mencionados, también he tratado casos en los que se buscaba disminuir el tamaño de los labios, ya sea generado por efectos secundarios o porque a la paciente ya no le agradaba tanto volumen.

Cualquiera que sea tu caso, no dudes en ponerte en contacto conmigo para realizarte un diagnóstico personalizado.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
Powered by