Operarse en verano sí es una buena idea

Aunque la creencia popular apunta a desaconsejar las intervenciones en verano, el avance en los cuidados del postoperatorio y la información precisa de tu cirujano pueden cambiar esta percepción. Casi todas las intervenciones pueden llevarse a cabo en vacaciones, solo hay que saber cuidarse un poco más y de la manera correcta.

El verano nos proporciona más tiempo y más tranquilidad, algo que contrasta con nuestra agitada vida cotidiana. En vacaciones, tienes más tiempo libre, menos estrés y esto ayuda a una mejor recuperación. La vuelta a la rutina te encontrará ya recuperado de la operación y espléndido.

Tomando las medidas adecuadas y teniendo en cuenta factores como los cuidados con el sol, el calor  y el agua, esta es una buena época para operarte.

Medidas concretas

Yo procuro, siempre que es posible, minimizar el tamaño de las cicatrices en cada intervención. así el postoperatorio es más rápido y menos doloroso. Las cicatrices siempre hay que protegerlas del sol, ya sea con pantalla total y/o prendas de ropa. Si particularmente, por ejemplo, hablamos de una blefaroplastia, utilizar unas buenas gafas de sol es más que recomendable.

Existe un mito con respecto al sudor y a la humedad. Quizá hayas escuchado que las heridas se infectan y esto no es así. Puede que  tarden un poco más en cicatrizar y la zona se irrite, pero, con unos simples cuidados de control de temperatura y secando con precaución la zona, la cicatriz se curará adecuadamente.

Refrescarse en el agua no está prohibido pero tiene que realizarse en baños cortos y secándose muy bien después. No hay que pasar mucho rato bañándose para que la humedad no sea excesiva y la cicatriz no se macere y se ablande. Todo en su justa medida.

Con respecto a las operaciones de pecho, normalmente, las cicatrices suelen situarse en la areola o bajo la mama por lo que es bastante sencillo protegerlas de la exposición solar con un bikini o bañador y la crema adecuada. Por el momento, no recomendamos hacer topless ya que la incidencia del sol podría acentuar el color de la cicatriz.

Hay otras intervenciones que necesitan más cuidados y más tiempo de recuperación. Por ejemplo, una liposucción o una abdominoplastia precisan de media 4 semanas de cuidado con faja de comprensión. Tomar el sol en la playa, con el calor, no es la mejor opción, pero estar tumbado de manera cómoda a la sombra y disfrutando del aire libre puede contribuir a la recuperación. Evitando las horas de más calor y la exposición directa, será todo mucho más llevadero.

Operarse en verano es posible tomando en cuenta las indicaciones y recomendaciones del cirujano, haz las preguntas que necesites y no te quedes con ninguna duda. Ponte en contacto conmigo y te aconsejaré para que puedas tomar la mejor decisión en cuanto a la fecha de tu operación.

Este verano, puede ser el mejor momento para cumplir tus objetivos sin dar explicaciones a terceros y poder tener un postoperatorio más tranquilo. Si además te dejas mimar y cuidar por los tuyos en un entorno relajado, tu recuperación será ideal.

Cirugía Plastica y Reparadora