Postparto, ¿es todo tan bonito como lo pintan?

¿No paras de ver imágenes y vídeos de mujeres embarazadas y bebés en las redes sociales? Créeme, no eres la primera persona a la que le ocurre.

Y es que la pandemia ha traído muchas cosas negativas que no nos detendremos a enumerar, ya que todos somos conscientes de lo que está ocurriendo en todo el mundo. Pero si hay algo positivo que podamos extraer de todo esto, es que el confinamiento y las restricciones han dado lugar a la creación de vida, lo que se ha traducido en un buen número de mujeres embarazas que han dado a luz durante este periodo o lo harán próximamente.

Son muchas las celebrities españolas e internacionales que muestran a diario su perfecto embarazo, después a su perfecto bebé y por último su perfecto cuerpo tras el parto. Pero, ¿es todo tan bonito como lo pintan? La realidad es que no.

Los cambios durante el embarazo

El cuerpo de una mujer sufre importantes cambios hormonales desde el mismo momento en el que uno de sus óvulos es fecundado. Los cambios psicológicos y físicos para adaptarse a la nueva situación comienzan justo después. Y es que, por lo general, se trata de 38-40 semanas en las que el cuerpo femenino pasa a convertirse en una incubadora en la que se está gestando una nueva vida.

Durante esos 9 meses el cuerpo se deforma. Sí, se deforma. Los órganos internos se desplazan para dejar sitio al bebé, la piel del vientre se estira hasta límites insospechados, los pechos crecen hasta volverse dolorosos, los tobillos se hinchan y la espalda duele debido al gran peso que debe soportar.

Por lo tanto, si durante todo ese tiempo el cuerpo ha cambiado tanto, ¿cómo es posible que tras pocas semanas de dar a luz vuelva a su estado inicial?

Los milagros no existen pero el esfuerzo tiene recompensas y las soluciones estéticas pueden ser útiles en algunos casos

Cada persona es diferente, la genética y la forma física en la que se encuentre la gestante son factores a tener en cuenta de cara a una mejor recuperación postparto.

La realidad es que muchas mujeres se sienten inseguras e insatisfechas con su físico tras tener a su o sus bebés. Por no hablar de las molestias físicas tras someterse a tan gran esfuerzo.

Cuidarse durante el embarazo, con dieta y ejercicio adecuado en cada momento, a la vez que controlar que no haya un aumento de peso excesivo es importante. Tras el parto, una alimentación adecuada, junto al ejercicio físico, son fundamentales para ayudarnos en una buena recuperación. Habitualmente hacen falta varios meses para recuperar nuestra figura y en muchas ocasiones esta recuperación no llega a ser “completa”, pudiendo ser necesarias ciertas “ayudas”. 

  • Estrías
  • Flacidez en la zona del vientre (a veces acompañada de una diástasis abdominal)
  • Retención de líquidos
  • Pérdida de tonicidad en los senos
  • Pérdida de vitalidad tanto en la piel como en el pelo
  • Manchas faciales

Estas son sólo algunas de las preocupaciones con las que tiene que lidiar una mujer durante el postparto. La buena noticia es que existen muchos profesionales cualificados y soluciones estéticas que pueden ayudar a la recuperación física para así dar lugar también a la recuperación mental. Siempre teniendo en cuenta los tiempos que necesita cada persona y evitando exigencias imposibles.

Por lo que si quieres/necesitas mejorar alguna parte de tu físico, puedes recurrir a:

  • Fisioterapeutas especializados en suelo pélvico.
  • Salones de belleza en los que traten tu cabello para que vuelva a recobrar su vitalidad.
  • Medicina estética para mejorar la calidad y apariencia de la piel gracias a las vitaminas y al ácido hialurónico, entre otros tratamientos.
  • Aparatología con Dermajet para combatir la celulitis, la retención de líquidos y realizar una remodelación corporal. Puede combinarse con radiofrecuencia y mesoterapia corporal.
  • Tratamiento integral Mommy Makeover, del que os hablé en otro artículo, para ayudarte a recuperar la figura y que consiste generalmente en una abdominoplastia, aumento y/o elevación de senos y liposucción en zonas determinadas.

Existen diversas soluciones posibles para cada una de las preocupaciones de una mujer tras el parto. Aunque ninguna de ellas es milagrosa y requiere de cierto tiempo y constancia, pueden ser grandes aliadas a la hora de recobrar la confianza en una misma y sentirse bien con nuestro cuerpo.

Al fin y al cabo, el postparto debe ser una etapa bonita en la que disfrutar de tu bebé y de ti misma, como madre y como mujer.

Cirugía Plastica y Reparadora