Reducción de pecho

Cuando una mujer tiene unos pechos excesivamente grandes en relación a su figura, hablamos de hipertrofia mamaria o incluso gigantomastia en formas severas.

Esta condición produce una serie de incomodidades en la vida normal de la mujer, desde molestias en las mamas, dificultad para encontrar sujetadores o ropa que te siente bien, señales o marcas en la zona del tirante del sujetador o irritaciones en el surco submamario. Muchas mujeres con las mamas demasiado grandes pueden referir además molestias de espalda debido al peso de los senos e incluso incomodidad al realizar actividades deportivas.

La mamoplastia de reducción es la cirugía para reducir el volumen de las mamas. Es una técnica quirúrgica que nos permite devolver a la paciente un pecho acorde al contorno de su figura.

El volumen definitivo que tendrán tus senos puedes decidirlo tú según tus gustos o deseos, aunque en la primera visita con la Dra. Izquierdo serás aconsejada sobre la talla más apropiada en función de tu fisionomía.

La cirugía de reducción mamaria se realiza con anestesia general y tiene una duración aproximada de 3 horas. Mediante una serie de cicatrices conseguimos reducir y elevar la glándula mamaria. El patrón de cicatrices en esta cirugía es un patrón en “T” con cicatriz en el surco, alrededor de la areola y desde el borde inferior de la areola hasta el surco. En un primer momento, nos pueden parecer muchas cicatrices, pero con una técnica cuidadosa y realizando un buen cuidado posterior de las cicatrices éstas pueden difuminarse hasta ser poco visibles en unos meses.

La técnica empleada en la mayoría de casos por la Dra. Izquierdo implica la colocación de una autoprótesis que realiza con tu propia glándula. Es decir, solo con tus tejidos sin necesidad de implantes, conseguimos un efecto de relleno en los polos superiores quedando un escote más redondeado y atractivo.

En este tipo de cirugías habitualmente se necesita una noche de ingreso hospitalario. El postoperatorio no es muy doloroso dado que solo trabajamos con tejidos grasos y glandulares. La incorporación habitual al trabajo puede realizarse en torno a los 15-20 días en función del puesto de trabajo y es recomendado no cargar peso ni realizar esfuerzos excesivos con los brazos durante el primer mes postoperatorio.

Es conveniente conocer que cuando nos sometemos a una cirugía de reducción mamaria o en general a cualquier cirugía de mama, la sensibilidad de los senos va a cambiar. Puedes sufrir variaciones de sensibilidad que incluso pueden ser diferentes entre un pecho y otro. Este hecho es totalmente habitual en cirugía mamaria y poco a poco se irá mejorando en el tiempo.

La lactancia materna tras este tipo de cirugías no está garantizada, y por ello en todas las mujeres que desean tener hijos y darles el pecho recomendamos posponer la intervención hasta que completen sus deseos genésicos.

Opciones en Cirugía Mamaria

AUMENTO MAMARIO CON PRÓTESIS
AUMENTO MAMARIO CON GRASA
REDUCCIÓN DE PECHO
MAMA TUBEROSA
ASIMETRIA MAMARIA
GINECOMASTIA
ELEVACIÓN DE PECHO CON O SIN PRÓTESIS
RECAMBIO DE PRÓTESIS
RETIRADA DE PRÓTESIS
RECONSTRUCCIÓN DE MAMA

¿Tienes Dudas?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
Powered by